Soledad de Náufragos

¿Y si al final todo se trata de esto?

De encender la fogata en la noche

En la cumbre de la montaña

Para que alguien pueda divisarnos

A lo lejos, en nuestra pequeña isla

Ya que los gritos no llegan lejos

Y mueren como débiles ecos

Tan deformados, que al final

Pierden su significado original

Y parecen burlarse del propio emisor

Ahogados para siempre en la distancia

Pero mientras se espera el auxilio

Abrazado a todas las ausencias

Tal vez se divise la fogata de alguien más

En otra isla igual de remota

Alguien que igualmente aguarda

Alguien que se cansó de gritar

Pero que desde el preciso instante

En que lo observamos desesperado

Oteando, escrutando el horizonte

Buscando alguna lejana columna de humo

Empezamos a construir un puente

Un puente que tal vez salve el abismo

Que tal vez llegue a completarse

Cuando ese alguien se gire hacia nosotros

Y divise por fin nuestra señal.

Anuncios

Monólogo de la Estatua

Te quise, lo recuerdo bien

Entre nubes y noches, te recuerdo

No soy digno de recordarte, lo sé

Pero  ¿qué puede hacer una estatua

Para evitar recordar las aves

Que gentilmente se posan sobre ella?

Te contemplé desde aquí abajo

Parecías sostener el cielo con tus alas

Tan pequeña, en medio de la inmensidad

¿Qué será de ti? Le preguntaba a la noche

A esa hora en que las calles se cierran

Y se abren los ojos del desamparo

Y los míos mirando hacia dentro

A lo profundo, en los pliegues del ser

Lugares no visibles a la luz del día

Allí, donde guardo el rostro tuyo

Lo recuerdo bien, te quise

Te quise como se quieren a las aves

Corriendo el riesgo de no verte más

Nunca más posada sobre mis hombros.

De lo que hablamos cuando hablamos de Poesía…

Poesía es el arte de hacer eterno lo efímero a través de las palabras, que como las gotas de rocío sobre una hoja, son la condensación del alma del autor, que se estira, se comprime, brilla y languidece bajo la luz de las experiencias, del amor y el odio, de las decepciones y el júbilo.

Poesía es un testimonio, una confesión, una declaración y una capitulación muchas veces ante la abrumadora belleza de la existencia. Es decir: yo he vivido.